enfermedad venosa crónica

¿Cuáles son los primeros síntomas de la Enfermedad Venosa Crónica?

Antes de empezar a conocer cuáles son los primeros síntomas de la enfermedad venosa Crónica, vamos a explicarte qué es exactamente esta enfermedad.

¿Qué es la Enfermedad Venosa Crónica? [1]

Esta enfermedad también es conocida como IVC, por ser una Insuficiencia Venosa Crónica.

Esta insuficiencia consiste en la incapacidad de las venas para realizar el retorno de la sangre al corazón de manera adecuada, provocando una acumulación de la misma en las piernas, lo que da lugar a diferentes problemas.

No podemos olvidar que las venas y las arterias son las encargadas de transportar la sangre desde nuestro corazón por  todo nuestro cuerpo (desde el corazón a las arterias , volviendo al mismo a través de las venas), por lo tanto, tienen un papel fundamental para que nuestro sistema circulatorio funcione de manera correcta.

Las paredes venosas tienen unas válvulas de un tamaño muy pequeño que se abren y cierran ayudando a controlar la presión y el flujo de la sangre, de tal manera que facilitan el retorno de ésta al corazón.

¿Cuáles son los principales síntomas de la Enfermedad Venosa Crónica?[2]
 

La IVC (Insuficiencia Venosa Crónica) no desaparece con el tiempo, por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla cuanto antes con el fin de prevenir las complicaciones asociadas a esta insuficiencia, además del progreso de la enfermedad.

Es por esto, que si sientes alguno de estos síntomas que vamos a enumerar, consultes a un médico o farmacéutico para saber si estos síntomas corresponden a  la Enfermedad Venosa Crónica:

  • Si sientes dolor, pesadez, hormigueo y cansancio normalmente en las piernas.
  • Al notar que tras largas horas de pie se produce hinchazón de la parte inferior de las piernas y los tobillos.
  • Síndrome de piernas inquietas: calambres nocturnos
  • Enrojecimiento, sequedad, picor constante en la piel o sensación de calor. 
  • Pequeñas líneas rojizas o violetas: arañas vasculares.
  • Varices reticulares. Similar a lo anterior, solo que en una zona de la piel más profunda. 
  • Varices o venas varicosas, es el síntoma más conocido entre los Síntomas de la enfermedad venosa crónica.
  • Alteraciones como eccemas, dermatitis… cualquier tipo de signo dérmico. 

¿Cuáles son los factores de riesgo de sufrir alguno de los Síntomas de la Enfermedad Venosa Crónica?

Uno de los factores de riesgo de Insuficiencia Venosa Crónica es la trombosis venosa profunda, pero hay otros factores de riesgo que pueden provocar esta enfermedad, como por ejemplo:

  • Sufrir algún traumatismo.
  • Edad avanzada.
  • Forma física en mal estado o en estado de obesidad.
  • Ser mujer (debido a los niveles de progesterona que favorecen la aparición de varices).
  • Antecedentes de familiares que hayan sufrido de Enfermedad Venosa Crónica.
  • Embarazo y post-embarazo.
  • Ser de una estatura muy alta, superior a la media, debido al peso que deben aguantar las piernas.
  • Permanecer de pie durante largas horas.
  • Por el contrario, también afecta el hecho de permanecer sentado durante mucho tiempo.

Intenta mantener hábitos saludables y tener en cuenta las terapias compresivas y farmacológicas, y sobretodo acudir a tu médico en caso de que tengas dudas sobre si tienes algún síntoma de la Enfermedad Venosa Crónica.

Ahora que ya sabes que es la enfermedad venosa crónica ¿te gustaría saber de una manera rápida y sencilla los riesgos que tienes de padecer esta enfermedad? En Daflon hemos preparado un test online. ¡Haz clic aquí y descúbrelo!

Esperamos que te haya servido de ayuda este post, ¡te esperamos en el siguiente!

Fuentes:

[1] Sitio Web: https://www.cinfasalud.com/areas-de-salud/cuidado-diario/piernas/insuficiencia-venosa-cronica/ (Fecha de última consulta: 13/05/19)

[2] Sitio Web: https://www.kernpharma.com/es/blog/consejos-para-mejorar-la-insuficiencia-venosa (Fecha de última consulta: 14/05/19)

[3]Sitio Web: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000203.htm (Fecha de última consulta: 14/05/19)

Compartir esta entrada:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *