Enfermedad venosa crónica

Aproximadamente el 60% de la población adulta en todo el mundo padece la Enfermedad Venosa Crónica (EVC). En condiciones normales, las venas conducen de vuelta la sangre al corazón desde las piernas. Para ello se valen de unas válvulas que facilitan el flujo de la sangre en dirección opuesta a la fuerza de la gravedad. La insuficiencia venosa (IV) es una condición en la que las venas de sus piernas tienen dificultades para devolver la sangre a su corazón. Esta patología afecta a las válvulas de sus venas cuya función principal es prevenir el reflujo venoso. Los problemas con estas válvulas provocan un enlentecimiento del flujo de retorno venoso que provoca que la sangre se acumule patológicamente en las venas de las piernas.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunos casos de insuficiencia venosa no presentan ningún tipo de síntomas. Sin embargo, lo normal es que produzcan algunos (uno o más) de los siguientes:

  • Sensación de pesadez en las piernas, especialmente al final del día, que se alivia levantando las piernas.
  • Hinchazón en las piernas, en concreto alrededor del tobillo y pantorrillas.
  • Hormigueo o entumecimiento.
  • Calambres.
  • Picor, piernas inquietas, etc.

Estos síntomas se sienten normalmente en las pantorrillas y tienden a aumentar a lo largo del día y con las altas temperaturas.

FACTORES DE RIESGO

  • Edad y genética.
  • Exceso de peso.
  • Hábitos de vida sedentarios y falta de ejercicio
  • Malas posturas en el trabajo.
  • Ropa ajustada.
  • Altas temperaturas.
  • Embarazo.
  • Tabaco.

Daflon®500

DaflOn®
  • Daflon® 500 está indicado para el tratamiento de los síntomas relacionados con la insuficiencia venosa leve en adultos. Alivia, en adultos, los síntomas de la insuficiencia venosa leve de las piernas, tales como: dolor, sensación de pesadez, tirantez, hormigueo y picor en las piernas con varices y piernas hinchadas.

  • Daflon® 500 posee características únicas que nos han permitido ganarnos la confianza y fidelidad de nuestros médicos y de los pacientes a lo largo de los años.

Presentas tirantez, hormigueo, dolor, quemazón, calambres, piernas hinchadas, sensación de pesadez, picor, cansancio en las piernas, o sus manifestaciones visibles de venas dilatadas (varices, telangiectasias), edema, cambios tróficos o úlceras venosas, Daflon® 500 proporciona una rápida y superior eficacia a la reducción del dolor venoso y del edema desde la 1ª hora y su prevención a largo plazo.

Daflon® 500 mg es el tratamiento de referencia, el más recomendado y más prescrito, actuando sobre todos los síntomas de la EVC (dolor, pesadez de piernas, piernas cansadas y edema), gracias a los siguientes factores:

  • Tiene una exclusiva composición, con eficacia sinérgica demostrada de su fracción flavonoide purificada micronizada (FFPM).

  • Su micronización patentada reduce el diámetro de la partícula de 36.5 µm a 1.7 µm, lo que favorece la absorción del fármaco.

  • Daflon® 500 mejora la distensibilidad venosa desde la primera hora.

  • Puede prevenir la evolución de la enfermedad y genera mayor mejoría de los síntomas conforme más avanza el tratamiento.

  • Daflon® 500 es la opción más eficaz para tratar el edema.

  • Protege la función valvular e inhibe la inflamación venosa.

  • Daflon® 500 es el único medicamento eficaz en todos los factores implicados en el origen y evolución de la enfermedad venosa crónica: tono venoso, pared venosa, exudado capilar, drenaje linfático, alteraciones hemorreológicas e inflamación y microcirculación.

La dosis terapéutica usual es la de 2 comprimidos al día, repartidos en dos tomas, un comprimido al medio día y otro por la noche, con las comidas.

OPINIONES

“Con los comprimidos de Daflon® 500 noté mejoría en mis piernas desde la 1ª hora”.

Sofía Fernández

“Sufro de la enfermedad venosa crónica, pero gracias a estos comprimidos he visto cómo los síntomas han ido mejorando conforme tomaba el producto”.

Paula Ruiz

“Tomo Daflon® 500 porque su eficacia se nota desde la primera hora. Lo recomiendo a todas las personas para el tratamiento de los síntomas relacionados con la insuficiencia venosa leve en adultos

Silvia Blanco

Consejos

En tu día a día

  • Una ducha diaria de agua fría en tus piernas.
  • Evita las fuentes de calor como el sol o los baños calientes.
  • Practica deporte como ciclismo, baile, yoga o natación.
  • Mantén una dieta variada y equilibrada.
  • Toma 5 porciones de fruta o verdura.
  • Bebe al menos 1 litro y medio de agua al día.
  • Evita alimentos picantes, café, té y alcohol.
  • Evita la ropa ceñida.
  • Usa zapatos con un tacón de 3 o 4 cm.
  • Masajea tus piernas a diario.
  • Mantén tus piernas elevadas mientras duermes.

Consulta con tu médico o farmacéutico cualquier duda.

En tu trabajo

Si trabajas de pie:

  • Aprovecha los descansos y horas de la comida para sentarte.
  • Cambia de postura.
  • Mantén una postura lo más recta posible.
  • Usa zapatos con un tacón de 3 o 4 cm.
  • Las medias o calcetines de compresión activan la circulación de tus piernas.
  • Al llegar a casa, túmbate en el suelo y haz un ángulo de 90º con tus piernas apoyadas en la pared durante al menos 15 minutos.

Si trabajas sentado:

  • Tómate descansos de 10 minutos cada hora.
  • Mueve tus piernas cada 30 minutos.
  • Haz movimientos de flexión y extensión en los tobillos.

Consulta con tu médico o farmacéutico cualquier duda.

En un vuelo

  • Utiliza prendas amplias y cómodas, evitando fajas, cinturones botas y pantalones ajustados.
  • Evita sentarte con las piernas cruzadas.
  • Mueve los pies tan a menudo como puedas.
  • Flexiona y extiende los tobillos.
  • Levántate y camina por el pasillo regularmente.
  • Las pastillas para dormir harán que duermas durante varias horas, si puedes evítalas.
  • Bebe agua, pues la presión de cabina provoca deshidratación.
  • Masajea tus piernas desde el tobillo hasta el muslo, para ayudar a la circulación.

Consulta con tu médico o farmacéutico cualquier duda.

* Estos consejos también se pueden seguir en viajes largos en coche o tren.

En tu embarazo

  • Eleva las piernas y realiza paseos frecuentes.
  • Evita permanecer de pie durante largos periodos de tiempo.
  • Evita las fuentes de calor como el sol o los baños calientes.
  • Se recomienda dormir de lado, pues favorece el drenaje de la sangre al corazón.
  • Cuida tu dieta.
  • Practica deporte como ciclismo, baile, yoga o natación.

Consulta con tu médico o farmacéutico cualquier duda.

Durante el verano

  • Es recomendable dormir con las extremidades inferiores elevadas unos quince centímetros.
  • Masajea de forma ascendente tus piernas y tobillos, desde los pies a la rodilla, permaneciendo tumbado.
  • Dúchate en lugar de bañarte y aplica chorros fríos en las piernas desde las pantorrillas en sentido ascendente.
  • Mantener una buena hidratación es clave para mantener la piel elástica.
  • Evita la ropa ceñida.
  • Evita los ambientes demasiado calurosos.
  • Utiliza toallas húmedas y frías para refrescar las piernas.
  • Consulta con el farmacéutico el uso de medias de compresión junto con fitoterapia oral y/o tópica con funciones drenantes.

Consulta con tu médico o farmacéutico cualquier duda.

Preguntas frecuentes

Estos son síntomas relacionados con la Enfermedad Venosa Crónica debido a la mala circulación venosa. Trata de evitar que el problema empeore llevando a cabo nuestros consejos. Consulta a tu médico en cualquier caso.

Esto se debe a la estasis venosa que ocurre en las piernas al sentarse durante largos periodos de tiempo sin moverse, lo cual produce que el flujo de la sangre ascienda al corazón. Dependiendo de la intensidad del dolor, puede ser EVC. Trata de evitar que el problema empeore llevando a cabo nuestros consejos . Consulta a tu médico en cualquier caso.

Montar en bicicleta, practicar yoga, nadar y bailar son beneficiosos ya que promueven el flujo ascendente de la sangre al corazón, por lo tanto, la circulación venosa a través de la contracción de los músculos de las piernas. Sin embargo, los deportes de alto impacto tales como el tenis, baloncesto y fútbol no son recomendables ya que dilatan las venas y reducen la velocidad del retorno venoso. Consulta a tu médico en cualquier caso.

Todos los tratamientos hormonales tienen un impacto negativo en las venas. Por ejemplo, en caso de flebitis, las píldoras anticonceptivas están contraindicadas. Sin embargo, la intensidad del impacto depende de la píldora. Las píldoras de la nueva generación, que contienen una dosis baja de progestina y/o hormonas estrogénicas, tienen una influencia débil sobre las venas varicosas a diferencia de las generaciones anteriores de las píldoras, que pueden aumentar el riesgo de aparición. Para encontrar la píldora anticonceptiva que mejor se adapte a tí, debes consultar a tu ginecólogo.

Los problemas venosos pueden empeorar si estás embarazada por el incremento de hormonas sexuales (estrógeno y especialmente progesterona). El cambio hormonal que ocurre durante el embarazo repercute sobre la fuerza y elasticidad de las venas, que tienden a dilatarse. Trata de evitar que el problema empeore llevando a cabo nuestros consejos . Consulta a tu médico o ginecólogo en cualquier caso.

Un estilo de vida sano te ayudará a reducir el riesgo de aparición o progresión de la EVC. Existen tratamientos efectivos como la terapia de compresión y los fármacos venoactivos indicados para ello. Consulta a tu médico en cualquier caso.

La respuesta es sí. El sobrepeso y la obesidad son considerados factores que conducen a un empeoramiento de la insuficiencia venosa. Consulta a tu médico en cualquier caso.

Sí, elevando el reposapiés de 10 a 15 cm, facilitas el retorno venoso, siempre y cuando no sufras de insuficiencia cardiaca. Consulta a tu médico en cualquier caso.